Torero de las Tinieblas

Puede que este vídeo tenga poco que ver con Japón , ya que se trata del vídeo musical de un conocido grupo de rock gótico sueco. Pero si lo véis creo que coincidiréis conmigo en que merece la pena por su peculiaridad.

Cuando vives en el extranjero resulta muy curioso ver la diferente forma en que la gente reacciona cuando se entera de tu procedencia (yo he visto ya un abanico bien amplio de reacciones, hasta la cara de "dónde diablos estará eso en el mapa" pero por suerte todavía no me he sido apredeada, será que los españoles no parecemos muy peligrosos (angelitos qué felices en su ignorancia, jaja).

El caso es que buscando bandas sonoras para el último estreno de "I Want Your Brain Productions" (lo cual es otra larga historia, pero si sale bien publicaré su fruto en breve) tropecé por casualidad con este vídeo, con el que para mí ha caído un mito de la historia del rock gótico jajaja. La canción es antigua, de uno de sus álbumes más clásicos, pero no había tenido oportunidad de ver el vídeo hasta la fecha.

La estrcutura es simple, el cantante y líder del grupo, luce su espléndida calvicie engalanada para la ocasión y un traje de luces (oscuras, pero luces), enfrentándose en épica lucha con una rubia de prominentes morros (no sé si es integrnate de otro grupo o sólo luce de modelo en esta ocasión) que conduce un camión y está empeñada en plancharle el traje. Destaca por su alto contenido emotivo el momento en el que el cantante intenta clavarle las banderillas al radiador del camión.

La relfexión que me hago es de dónde se habrá sacado esta gente una idea tan peregrina para el argumento del vídeo. ¿Será un capricho de productor? ¿Exigencias de la agencia? ¿O será posible que el grupo sea responsable de tal ida de olla? Desde luego a juzgar por el paisaje de fondo tipo páramo manchego, si el cantante se paseó por ahí sin sombrero ni nada por las buenas, no resulta extraño que comiencen a fluir por su mente fantasías calenturientas...a favor de esta teoría, su cara de alucine y andar errático. Sin embargo a su compañera de reparto se la ve mucho más integrada con el ambiente español, vestida de "yoli" total, aunque la enigmática expresión de su cara puede ser indicativa tanto del arrepentimiento por haber cometido el craso error de ingerir mantecados en agosto como una intoxicación en curso causada por el bocata de tortilla del área de servicio de turno, por ejemplo Almuradiel. No descartaría pues la teoría de que el grupo viniera de gira a España y quedara irreversiblemente traumatizado por la calidad de los restaurantes de las carreteras españolas...ya era hora de dar la voz de alarma, ¿pero era necesario hacerlo...así?

Por cierto y cambiando radicalmente de tema, hay que sumar otro baito surrealista a mi lista y este es el de sujeto de experimento para probar un juego en fase de prueba para Nintendo DS. No puedo contaros de qué va porque firmé un pacto de silencio (suena super mafioso pero no es para tanto), pero si os diré que es la cosa más aburrida y sin sentido que os podáis imaginar. En Japón no sé, pero en España desde luego no se comerían un rosco...

Torero de las Tinieblas

Puede que este vídeo tenga poco que ver con Japón , ya que se trata del vídeo musical de un conocido grupo de rock gótico sueco. Pero si lo véis creo que coincidiréis conmigo en que merece la pena por su peculiaridad.

Cuando vives en el extranjero resulta muy curioso ver la diferente forma en que la gente reacciona cuando se entera de tu procedencia (yo he visto ya un abanico bien amplio de reacciones, hasta la cara de "dónde diablos estará eso en el mapa" pero por suerte todavía no me he sido apredeada, será que los españoles no parecemos muy peligrosos (angelitos qué felices en su ignorancia, jaja).

El caso es que buscando bandas sonoras para el último estreno de "I Want Your Brain Productions" (lo cual es otra larga historia, pero si sale bien publicaré su fruto en breve) tropecé por casualidad con este vídeo, con el que para mí ha caído un mito de la historia del rock gótico jajaja. La canción es antigua, de uno de sus álbumes más clásicos, pero no había tenido oportunidad de ver el vídeo hasta la fecha.

La estrcutura es simple, el cantante y líder del grupo, luce su espléndida calvicie engalanada para la ocasión y un traje de luces (oscuras, pero luces), enfrentándose en épica lucha con una rubia de prominentes morros (no sé si es integrnate de otro grupo o sólo luce de modelo en esta ocasión) que conduce un camión y está empeñada en plancharle el traje. Destaca por su alto contenido emotivo el momento en el que el cantante intenta clavarle las banderillas al radiador del camión.

La relfexión que me hago es de dónde se habrá sacado esta gente una idea tan peregrina para el argumento del vídeo. ¿Será un capricho de productor? ¿Exigencias de la agencia? ¿O será posible que el grupo sea responsable de tal ida de olla? Desde luego a juzgar por el paisaje de fondo tipo páramo manchego, si el cantante se paseó por ahí sin sombrero ni nada por las buenas, no resulta extraño que comiencen a fluir por su mente fantasías calenturientas...a favor de esta teoría, su cara de alucine y andar errático. Sin embargo a su compañera de reparto se la ve mucho más integrada con el ambiente español, vestida de "yoli" total, aunque la enigmática expresión de su cara puede ser indicativa tanto del arrepentimiento por haber cometido el craso error de ingerir mantecados en agosto como una intoxicación en curso causada por el bocata de tortilla del área de servicio de turno, por ejemplo Almuradiel. No descartaría pues la teoría de que el grupo viniera de gira a España y quedara irreversiblemente traumatizado por la calidad de los restaurantes de las carreteras españolas...ya era hora de dar la voz de alarma, ¿pero era necesario hacerlo...así?

Por cierto y cambiando radicalmente de tema, hay que sumar otro baito surrealista a mi lista y este es el de sujeto de experimento para probar un juego en fase de prueba para Nintendo DS. No puedo contaros de qué va porque firmé un pacto de silencio (suena super mafioso pero no es para tanto), pero si os diré que es la cosa más aburrida y sin sentido que os podáis imaginar. En Japón no sé, pero en España desde luego no se comerían un rosco...

Mentes Peligrosísimas


Esto es lo primero que viene a la mente de uno cuando comienza a ver este dorama (basado por supuesto en el homonónimo anime y manga y disponible en Veoh con subtítulos en inglés) porque la trama es bien parecida. Se trata del típico instituto de profesores escépticos que han perdido la fe en en género humano y de la típica clase de niños perdidos (o directamente descarriados, aunque sigo pensando que los alumnos españoles son más chungos, los malotes japoneses quedan poco convincentes para mi gusto) a la cual llega una inocente profesora llena de buenos propósitos con ganas de salvarlos a todos de sí mismos. Sus ideales pronto se darán de bruces con la anquilosada filosofía y cinismo del equipo directivo, lo cual unido al escaso efecto obtenido por los métodos pedagógicos tradicionales, inclinan a la protagonista hacia caminos digamos "poco convencionales" en la enseñanza secundaria.

¿Qué tiene de peculiar entonces esta serie? Pues que se trata de una adaptación al gusto japonés, así que si la profesora ex-marine (quizá porque Japón es un país que se supone que no tiene ejército -dejaremos para otro día el debate sobre las Fuerzas de Auto Defensa- y además los militares no gozan de especial popularidad) se convierte ni más ni menos que en la nieta y heredera de un jefe yakuza, toma ya. Por supuesto nadie puede saber de sus orígenes en el insituto y va de niña buenecita, pero cuando le buscan las cosquillas sale su verdadera personalidad y este desdoblamiento propio de super-héroe es lo que lo hace más interesante. Para añadirle morbo al asunto, la pobre desdichada se enamora de un detective de la policía...

El líder de la clase en vez del latino chulesco es (como no podía ser de otra forma) un cara-ajo en toda regla.

La verdad es que sólo llevo vistos un par de capítulos y aparte de lo mencionado, parece una de instituto bastante intrascendente, pero hay que tener en cuenta que he accedido primero al último subproducto elaborado, seguramente y como suele ocurrir en estos casos, el manga original sea mucho rico e interesante.

Mientras tanto me resulta interesante ver esta serie mientras como, así como los cambios de registro de lenguaje según los niveles y grupos sociales de los personajes, aunque eso sí, como se me pegue el acento yakuza nos vamos a reir...

Ya queda muy poco de curso, pero todavía estamos yendo de asistentes de los profesores de español en la Universidad. Todavía no he tenido que utilizar mis habilidades yakuza con los alumnos, que parecen bastante buenecitos (lo que cuesta horrores es que participen, que a veces se ponen de un sosainas que no veas) y poco a poco consigo que hablen conmigo hasta los malotes del fondo de la clase...

Mentes Peligrosísimas


Esto es lo primero que viene a la mente de uno cuando comienza a ver este dorama (basado por supuesto en el homonónimo anime y manga y disponible en Veoh con subtítulos en inglés) porque la trama es bien parecida. Se trata del típico instituto de profesores escépticos que han perdido la fe en en género humano y de la típica clase de niños perdidos (o directamente descarriados, aunque sigo pensando que los alumnos españoles son más chungos, los malotes japoneses quedan poco convincentes para mi gusto) a la cual llega una inocente profesora llena de buenos propósitos con ganas de salvarlos a todos de sí mismos. Sus ideales pronto se darán de bruces con la anquilosada filosofía y cinismo del equipo directivo, lo cual unido al escaso efecto obtenido por los métodos pedagógicos tradicionales, inclinan a la protagonista hacia caminos digamos "poco convencionales" en la enseñanza secundaria.

¿Qué tiene de peculiar entonces esta serie? Pues que se trata de una adaptación al gusto japonés, así que si la profesora ex-marine (quizá porque Japón es un país que se supone que no tiene ejército -dejaremos para otro día el debate sobre las Fuerzas de Auto Defensa- y además los militares no gozan de especial popularidad) se convierte ni más ni menos que en la nieta y heredera de un jefe yakuza, toma ya. Por supuesto nadie puede saber de sus orígenes en el insituto y va de niña buenecita, pero cuando le buscan las cosquillas sale su verdadera personalidad y este desdoblamiento propio de super-héroe es lo que lo hace más interesante. Para añadirle morbo al asunto, la pobre desdichada se enamora de un detective de la policía...

El líder de la clase en vez del latino chulesco es (como no podía ser de otra forma) un cara-ajo en toda regla.

La verdad es que sólo llevo vistos un par de capítulos y aparte de lo mencionado, parece una de instituto bastante intrascendente, pero hay que tener en cuenta que he accedido primero al último subproducto elaborado, seguramente y como suele ocurrir en estos casos, el manga original sea mucho rico e interesante.

Mientras tanto me resulta interesante ver esta serie mientras como, así como los cambios de registro de lenguaje según los niveles y grupos sociales de los personajes, aunque eso sí, como se me pegue el acento yakuza nos vamos a reir...

Ya queda muy poco de curso, pero todavía estamos yendo de asistentes de los profesores de español en la Universidad. Todavía no he tenido que utilizar mis habilidades yakuza con los alumnos, que parecen bastante buenecitos (lo que cuesta horrores es que participen, que a veces se ponen de un sosainas que no veas) y poco a poco consigo que hablen conmigo hasta los malotes del fondo de la clase...

Google es antiamericano y procomunista

Por casualidad, me encuentro con este artículo: ¿Odia Google a América?. En él, se recoge la preocupación de los blogs y medios conservadores por la, según ellos, inclinación pro social-demócrata (“liberal” en inglés) y la denostación hacia lo conservador (y, por tanto, estado unidense) en los doodles, esos logos especiales que google hace para conmemorar [...]

Perros perderdores 負け犬


Era inevitable hacer referencia a este manga/anime por tres razones: la primera es que hoy hemos tenido que hacer una exposición en clase en la que hacía referencia al trasfondo social de la serie (así que me he empapado bien del tema), la segunda es que corro serio peligro de seguir por los derroteros de la protagonista y la tercera es porque la encuentro muy interesante y es por ello que animo a todo el mundo a que la vea (son sólo 11 capítulos y están todos en Veoh con subtítulos en inglés o francés).

La trama gira en torno a la vida de una editora en una revista semanal de actualidad japonesa. Lo que tiene de especial es que se trata de una mujer de carrera que lucha en el mundo laboral japonés por hacerse un hueco y demostrar que vale tanto o más que cualquier colega suyo, encontrándose (por supuesto) en su camino toda clase de barreras. El problema es que en su empeño perfeccionista arrambla con su vida personal y eso es un precio que no siempre se está seguro de querer pagar. Destacan los diálogos, que ofrecen multitud de reflexiones sobre la sociedad japonesa contemporánea y el nada desdeñable hecho de que por fin la ficción japonesa (¡Gracias al Cielo!) nos ofrece un personaje de anime/manga que se aleja del cliché de niña tonta siliconada, que vale, algunas excepciones hay, pero contadas y que no sean eliminadas del guión con una muerte tan rápida como absurda (todavía estoy traumatizada por los personajes femeninos de Death Note) todavía menos.

El título de "Hataraki Man" viene de que sus compañeros la llaman así porque cumple a la perfección el rol de sarariiman, por lo que se considera que se comporta como un hombre...

Es cierto que en Japón gracias a las nuevas generaciones los tiempos están cambiando, pero todavía las mujeres profesionales de 30 años que no se han casado llevan la soltería como una lacra, porque aun la sobrevuela el fantasma de la etiqueta de 負け犬(makeinu) o perro perdedor sobre sus cabezas. Se las llamaba así porque se consideraba que a pesar de tener una carrera no habían sido capaces de formar una familia, por lo que no habían conseguido nada en la vida.




Pasando a otros temas, ahora estamos con el agua al cuello con los parciales (¿y cuándo no es Pascua? os preguntaréis), como ejemplo ayer tuve 3 exámenes más una reunión y hoy 2 exposiciones de clase, más dar una clase, más deberes que no se acaban nunca...El caso es que no resulta de extrañar que de repente me empiece a gustar el natto-maki (cosa que nunca sospeché que ocurriría, pero si veis la serie de la que os he hablado lo entenderéis). Para añadirle emoción al asunto, ahora que por fin es oficial que estoy en el dichoso nivel 400, por desavenencias administrativas puede que no me convaliden el segundo semestre en España, así que me quedaría un año extra de carrera así por las buenas con las asignaturas más chungas, lo cual me daría un gozo en el alma grande (estoy pensando ponerle a mi primera hija Burocracia del cariño que le estoy cogiendo al sistema...). Con tanto quebradero de cabeza no es raro que se me vaya un poco la pinza de vez en cuando y acabe soñando que me persigue un zombie en bicicleta, debía ser un zombie japonés...

Además una vez a la semana, los españoles estamos dando clase como ayudantes en la Universidad a los alumnos de segundo año de español, lo cual tiene su gracia pero aprieta un poquito más la agenda y para colmo este viernes empiezo un nuevo baito (soy la reina del trabajo temporal, yeah) de currito-chica-para-todo en una galería de arte en el centro. Ya contaré más adelante sobre esto último porque el tema me tiene un poco acongojada...Visto lo visto, si me muero de un karoshi repentino, lo único que os pido es que en mi lápida NO pongáis una Hello Kitty...

Pero como no todo es sufrimiento en esta vida, también hay momentos que merecen ser recordados. El último de los cuales fue el nomikai (reunión ociosa para beber, normalmente entre gente de un mismo círculo sea trabajo, clase o club de algo) que organizó cierto profesor nuestro conocido por su aficción a la juerga (siempre impacta un poco cuando llegas a su despacho y lo primero que te dice es que tiene una resaca tremenda) con motivo de su cumpleaños. Por supuesto desde el principio se aseguró la asistencia del Spanish Team, porque debemos ser algo así como el Equipo A de las fiestas aquí...La verdad es que fue muy divertido y nos reímos un montón que falta hacía para no volvernos locos del todo. Aunque hubo momentos de lo más variopinto fruto del alcohol: a algunas les dio por hacer de grupies y perseguir al profesor, el cual pasaba sobremanera de ellas y decidió que lo suyo era intentar emborrachar a la española de guardia, con el típico y previsible resultado Japonés VS Española, osea yo tan fresca como una lechuga y él como una cuba...con lo que acabó diciéndome cosas pero que muy poco pedagógicas.

La foto es de Alberto, no de esa noche pero podría serlo, porque por supuesto se trata de nuestro amado Kichijoji, luegar preferido de ocio y esparcimiento a tan sólo media hora y un transbordo, y tratándose de Tokio creedme que no es irónico el "tan sólo".

Para terminar, quiero contaros que me ha picado algo raro, no tengo muy claro si se trata de una araña, un mosquito-Godzilla o un dinosaurio, pero sea lo que sea me ha producido una reacción alérgica y ahora tengo una erupción del tamaño del Monte Fuji...a ver si hay suerte y me da algún poder mutante que me sea útil, más útil al menos que el que ya tengo (últimamente bastante desatado a decir verdad, será por el estrés) a lo Kitty Pryde de fastidiar máquinas allá por donde voy...

Bueno voy a seguir que todavía tengo tarea y se me ha hecho tarde con este maxi-post. Buenas noches y que tengáis zombies sueños.

Perros perderdores 負け犬


Era inevitable hacer referencia a este manga/anime por tres razones: la primera es que hoy hemos tenido que hacer una exposición en clase en la que hacía referencia al trasfondo social de la serie (así que me he empapado bien del tema), la segunda es que corro serio peligro de seguir por los derroteros de la protagonista y la tercera es porque la encuentro muy interesante y es por ello que animo a todo el mundo a que la vea (son sólo 11 capítulos y están todos en Veoh con subtítulos en inglés o francés).

La trama gira en torno a la vida de una editora en una revista semanal de actualidad japonesa. Lo que tiene de especial es que se trata de una mujer de carrera que lucha en el mundo laboral japonés por hacerse un hueco y demostrar que vale tanto o más que cualquier colega suyo, encontrándose (por supuesto) en su camino toda clase de barreras. El problema es que en su empeño perfeccionista arrambla con su vida personal y eso es un precio que no siempre se está seguro de querer pagar. Destacan los diálogos, que ofrecen multitud de reflexiones sobre la sociedad japonesa contemporánea y el nada desdeñable hecho de que por fin la ficción japonesa (¡Gracias al Cielo!) nos ofrece un personaje de anime/manga que se aleja del cliché de niña tonta siliconada, que vale, algunas excepciones hay, pero contadas y que no sean eliminadas del guión con una muerte tan rápida como absurda (todavía estoy traumatizada por los personajes femeninos de Death Note) todavía menos.

El título de "Hataraki Man" viene de que sus compañeros la llaman así porque cumple a la perfección el rol de sarariiman, por lo que se considera que se comporta como un hombre...

Es cierto que en Japón gracias a las nuevas generaciones los tiempos están cambiando, pero todavía las mujeres profesionales de 30 años que no se han casado llevan la soltería como una lacra, porque aun la sobrevuela el fantasma de la etiqueta de 負け犬(makeinu) o perro perdedor sobre sus cabezas. Se las llamaba así porque se consideraba que a pesar de tener una carrera no habían sido capaces de formar una familia, por lo que no habían conseguido nada en la vida.




Pasando a otros temas, ahora estamos con el agua al cuello con los parciales (¿y cuándo no es Pascua? os preguntaréis), como ejemplo ayer tuve 3 exámenes más una reunión y hoy 2 exposiciones de clase, más dar una clase, más deberes que no se acaban nunca...El caso es que no resulta de extrañar que de repente me empiece a gustar el natto-maki (cosa que nunca sospeché que ocurriría, pero si veis la serie de la que os he hablado lo entenderéis). Para añadirle emoción al asunto, ahora que por fin es oficial que estoy en el dichoso nivel 400, por desavenencias administrativas puede que no me convaliden el segundo semestre en España, así que me quedaría un año extra de carrera así por las buenas con las asignaturas más chungas, lo cual me daría un gozo en el alma grande (estoy pensando ponerle a mi primera hija Burocracia del cariño que le estoy cogiendo al sistema...). Con tanto quebradero de cabeza no es raro que se me vaya un poco la pinza de vez en cuando y acabe soñando que me persigue un zombie en bicicleta, debía ser un zombie japonés...

Además una vez a la semana, los españoles estamos dando clase como ayudantes en la Universidad a los alumnos de segundo año de español, lo cual tiene su gracia pero aprieta un poquito más la agenda y para colmo este viernes empiezo un nuevo baito (soy la reina del trabajo temporal, yeah) de currito-chica-para-todo en una galería de arte en el centro. Ya contaré más adelante sobre esto último porque el tema me tiene un poco acongojada...Visto lo visto, si me muero de un karoshi repentino, lo único que os pido es que en mi lápida NO pongáis una Hello Kitty...

Pero como no todo es sufrimiento en esta vida, también hay momentos que merecen ser recordados. El último de los cuales fue el nomikai (reunión ociosa para beber, normalmente entre gente de un mismo círculo sea trabajo, clase o club de algo) que organizó cierto profesor nuestro conocido por su aficción a la juerga (siempre impacta un poco cuando llegas a su despacho y lo primero que te dice es que tiene una resaca tremenda) con motivo de su cumpleaños. Por supuesto desde el principio se aseguró la asistencia del Spanish Team, porque debemos ser algo así como el Equipo A de las fiestas aquí...La verdad es que fue muy divertido y nos reímos un montón que falta hacía para no volvernos locos del todo. Aunque hubo momentos de lo más variopinto fruto del alcohol: a algunas les dio por hacer de grupies y perseguir al profesor, el cual pasaba sobremanera de ellas y decidió que lo suyo era intentar emborrachar a la española de guardia, con el típico y previsible resultado Japonés VS Española, osea yo tan fresca como una lechuga y él como una cuba...con lo que acabó diciéndome cosas pero que muy poco pedagógicas.

La foto es de Alberto, no de esa noche pero podría serlo, porque por supuesto se trata de nuestro amado Kichijoji, luegar preferido de ocio y esparcimiento a tan sólo media hora y un transbordo, y tratándose de Tokio creedme que no es irónico el "tan sólo".

Para terminar, quiero contaros que me ha picado algo raro, no tengo muy claro si se trata de una araña, un mosquito-Godzilla o un dinosaurio, pero sea lo que sea me ha producido una reacción alérgica y ahora tengo una erupción del tamaño del Monte Fuji...a ver si hay suerte y me da algún poder mutante que me sea útil, más útil al menos que el que ya tengo (últimamente bastante desatado a decir verdad, será por el estrés) a lo Kitty Pryde de fastidiar máquinas allá por donde voy...

Bueno voy a seguir que todavía tengo tarea y se me ha hecho tarde con este maxi-post. Buenas noches y que tengáis zombies sueños.

Uatashi-tachi Asqueados desu!

Mañana mismo (bueno, hoy) partimos hacia la tierra del sol naciente a por unas largas, ¿merecidas? y exóticas vacaciones. Estoy deseando impregnarme de cultura nipona. Estaremos tres semanas fuera, pero espero que podamos conectarnos alguna vez y dejar algo escrito.

Vota, idiota

Hoy estamos en jornada de reflexión, lo que significa que no se debería hacer partidismo (aunque los blogs no están regulados). Pero llamar a la participación, sí, hasta donde creo saber. Últimamente he escuchado a mucha gente decidida a no votar. Porque ningún partido satisface sus expectativas, porque todos los políticos son unos sinvergüenzas. ¿Ningún [...]