Sistemas de Salud: Canadá versus EUA

He encontrado un interesante artículo en el que una psicóloga canadiense responde a los mitos que los liberales estadounidenses suelen tener y extender sobre la sanidad canadiense: Refutando mitos sobre la sanidad canadiense, por Rhonda Hacket. Al hacerlo marca las diferencias entre su sistema de un único pagador (el Estado) con las de las múltiples [...]

¡Llamando a la nave nodriza!

Para los frikis (que sóis todos) las prometidas fotos de los gadget de mi mini-estudio. Por supuesto, la inevitable imagen del WC con chorritos y taza con calefacción. Ya me he acostumbrado, pero al principio me daba yuyu porque da la impresión de que se acaba de levantar alguien justo antes...


Esto es el panel de control del agua caliente de la bañera. Se puede programar la temperatura y los litros de agua exactos que quieres en tu baño y sólo tienes que apretar el botón de "automático". A mi me lo programó el señor técnico del gas que era muy majete y así se va a quedar, porque miedo me da tocar eso con mis habilidades tecnológicas. A algunos ya os he contado el susto que te das las primeras veces porque literalmente HABLA para decirte que la bañera se está llenando, luego para avisarte de que está a la mitad y ya puedes entrar y finalmente anunciándose con una fanfarria versallesca que el baño está listo (eso también me dio un susto de muerte la primera noche porque creía que había llamado un loco al portero de mi casa a las tantas). Cierto artista finlandés comentó que no se siente solo en Japón desde que puede hablar con su bañera, pero no sé, a mí no deja de inquietarme la idea de tener que pedirle permiso al ordenador central para darse un remojón...

El panel de control del agua caliente de los grifos (en la cocina), a la derecha arriba el panel de control del extractor y ¿climatizador? del baño, la verdad es que está lleno de botones raros y temporizadores que tienen una pinta amenazadora, así que siempre uso la función básica de extractor para disipar el vapor de la ducha (porque el baño no tiene ventanas). A la derecha abajo el interruptor de la luz, típico japonés.


El portero automático con cámara y una musiquita que tú piensas que es la del móvil las primeras 50 veces. A ver problema matemático: si el sonido del baño parece el del portero y el portero parece el del móvil, ¿a qué se parecerá el del móvil?

Y mi conclusión a todo este despliegue es: ¿no podrían haber invertido en un par de metros más de planta en lugar de tanto juguetito?

Esto es un ejemplo de la cómida rápida en la que acabo cayendo muchos días, porque no tengo tiempo de comprar/cocinar ni casi comer la mayor parte del tiempo. Benditas sean las tiendas de sushi porque ellas nos salvarán la dieta, ¡yupi!

¡Llamando a la nave nodriza!

Para los frikis (que sóis todos) las prometidas fotos de los gadget de mi mini-estudio. Por supuesto, la inevitable imagen del WC con chorritos y taza con calefacción. Ya me he acostumbrado, pero al principio me daba yuyu porque da la impresión de que se acaba de levantar alguien justo antes...


Esto es el panel de control del agua caliente de la bañera. Se puede programar la temperatura y los litros de agua exactos que quieres en tu baño y sólo tienes que apretar el botón de "automático". A mi me lo programó el señor técnico del gas que era muy majete y así se va a quedar, porque miedo me da tocar eso con mis habilidades tecnológicas. A algunos ya os he contado el susto que te das las primeras veces porque literalmente HABLA para decirte que la bañera se está llenando, luego para avisarte de que está a la mitad y ya puedes entrar y finalmente anunciándose con una fanfarria versallesca que el baño está listo (eso también me dio un susto de muerte la primera noche porque creía que había llamado un loco al portero de mi casa a las tantas). Cierto artista finlandés comentó que no se siente solo en Japón desde que puede hablar con su bañera, pero no sé, a mí no deja de inquietarme la idea de tener que pedirle permiso al ordenador central para darse un remojón...

El panel de control del agua caliente de los grifos (en la cocina), a la derecha arriba el panel de control del extractor y ¿climatizador? del baño, la verdad es que está lleno de botones raros y temporizadores que tienen una pinta amenazadora, así que siempre uso la función básica de extractor para disipar el vapor de la ducha (porque el baño no tiene ventanas). A la derecha abajo el interruptor de la luz, típico japonés.


El portero automático con cámara y una musiquita que tú piensas que es la del móvil las primeras 50 veces. A ver problema matemático: si el sonido del baño parece el del portero y el portero parece el del móvil, ¿a qué se parecerá el del móvil?

Y mi conclusión a todo este despliegue es: ¿no podrían haber invertido en un par de metros más de planta en lugar de tanto juguetito?

Esto es un ejemplo de la cómida rápida en la que acabo cayendo muchos días, porque no tengo tiempo de comprar/cocinar ni casi comer la mayor parte del tiempo. Benditas sean las tiendas de sushi porque ellas nos salvarán la dieta, ¡yupi!

Knifer Life

鴻池 朋子 Tomoko Konoike -Knifer Life-

Casi sin darme cuenta ya ha transcurrido casi un mes desde mi último post y es que esta vida de que llevo de muerta sin reposo (born to be a zombie!) no deja mucho margen de esparcimiento (lo único que queda "esparcido" es mi mini-apartamento porque no paro mucho en casa) y una hace lo que puede para resignarse a que su día "libre" acabe también dedicado a tareas relacionadas con el trabajo. En una de estas me van a acabar quitando el pasaporte español...ojús.

Por cierto que Kuito me ha dado un estupenda idea y es la opción de "seguidores" del zombi-blog, está en una casilla junto a la foto de portada (esa que parece sacada de las rebajas) y pone "cErEEEEbRoS (carcomidos)". Su utilidad no es otra que ahorraros viajes inútiles a la página del blog preguntándoos por enésima vez si la petarda de turno se habrá molestado en actualizar, ya que parece que el sistema os avisa cuando hay actividad. ¿Quién será el/la primero/a? jijiji, ¡qué emoción!

La verdad es que me han pasado un montón de cosas este mes pero me temo que a estas horas la que tiene ya el cerebro carcomido soy yo...

Por supuesto también hay momentos reseñables en el trabajo y menos mal, porque como comentaba antes con Helked, bastante puntos de cordura estoy perdiendo ya: entre vivir en una especia de mundo Matrix con cascadas de letrajos raros por todas partes, los jefes que parecen sacados de Arkham Asylum...a este paso voy a volver con una especie de trauma de veterano de Vietnam. Aunque eso sí, de vez en cuando me regalan momentos impagables, como el día en que mi jefe decidió marcarse un baile freestyle con coreografía de conejito junto a mi mesa, justo antes de constatar con horror que la puerta de la oficina estaba ABIERTA DE PAR EN PAR y una cliente importante de la empresa nos mirama con incrédula estupefacción. Claro, yo le quería echar un cable al pobre hombre que no sabía dónde meterse, así que enjugándome las lágrimas (de risa), señalé dramáticamente la pantalla del ordenador con un "¿lo ve? ¡¡este informe es imposibleeeee!!". En fin, no sé si me darán un Goya, pero para mí que la cliente no se quedó muy convencida.Fue inevitable acordarme del momento "Michael Jackson" de Kenzo en el Aki...;-D

Otra cuestión curiosa que he aprendido es que se sorprenden mucho cuando me oyen alguna vez hablar en español y me dicen cosas como "ala, que bien hablas español, ¿no?" (aunque la frase que se sigue llevando la palma todavía es la de"¿y tú no eres muy blanca para ser española?") y es que claro, para ellos hablo como una niña y les resulta muy curioso oirme hablar como una adulta en versión original...a veces me siento como la Usun Yoon española, jajaja. Además, como la ignorancia es atrevida, en ocasiones ocurre que me encuentro con gente super importante y no tengo ni zorra de quiénes son. Lo bueno es que así no me pongo nerviosa. Lo malo, el alto porcentaje de meter la gamba: como cuando el que tú conoces como "el hombre de los calcetines rojos" resulta ser un super pez gordo del copón, ves al día siguiente presentando un programa en la tele al "tío raro que vino a una inaguración con un chaleco rosa" o te presentan a un hombre en el pasillo de los servicios que luego te encuentras en todos los libros de Arte...

Knifer Life

鴻池 朋子 Tomoko Konoike -Knifer Life-

Casi sin darme cuenta ya ha transcurrido casi un mes desde mi último post y es que esta vida de que llevo de muerta sin reposo (born to be a zombie!) no deja mucho margen de esparcimiento (lo único que queda "esparcido" es mi mini-apartamento porque no paro mucho en casa) y una hace lo que puede para resignarse a que su día "libre" acabe también dedicado a tareas relacionadas con el trabajo. En una de estas me van a acabar quitando el pasaporte español...ojús.

Por cierto que Kuito me ha dado un estupenda idea y es la opción de "seguidores" del zombi-blog, está en una casilla junto a la foto de portada (esa que parece sacada de las rebajas) y pone "cErEEEEbRoS (carcomidos)". Su utilidad no es otra que ahorraros viajes inútiles a la página del blog preguntándoos por enésima vez si la petarda de turno se habrá molestado en actualizar, ya que parece que el sistema os avisa cuando hay actividad. ¿Quién será el/la primero/a? jijiji, ¡qué emoción!

La verdad es que me han pasado un montón de cosas este mes pero me temo que a estas horas la que tiene ya el cerebro carcomido soy yo...

Por supuesto también hay momentos reseñables en el trabajo y menos mal, porque como comentaba antes con Helked, bastante puntos de cordura estoy perdiendo ya: entre vivir en una especia de mundo Matrix con cascadas de letrajos raros por todas partes, los jefes que parecen sacados de Arkham Asylum...a este paso voy a volver con una especie de trauma de veterano de Vietnam. Aunque eso sí, de vez en cuando me regalan momentos impagables, como el día en que mi jefe decidió marcarse un baile freestyle con coreografía de conejito junto a mi mesa, justo antes de constatar con horror que la puerta de la oficina estaba ABIERTA DE PAR EN PAR y una cliente importante de la empresa nos mirama con incrédula estupefacción. Claro, yo le quería echar un cable al pobre hombre que no sabía dónde meterse, así que enjugándome las lágrimas (de risa), señalé dramáticamente la pantalla del ordenador con un "¿lo ve? ¡¡este informe es imposibleeeee!!". En fin, no sé si me darán un Goya, pero para mí que la cliente no se quedó muy convencida.Fue inevitable acordarme del momento "Michael Jackson" de Kenzo en el Aki...;-D

Otra cuestión curiosa que he aprendido es que se sorprenden mucho cuando me oyen alguna vez hablar en español y me dicen cosas como "ala, que bien hablas español, ¿no?" (aunque la frase que se sigue llevando la palma todavía es la de"¿y tú no eres muy blanca para ser española?") y es que claro, para ellos hablo como una niña y les resulta muy curioso oirme hablar como una adulta en versión original...a veces me siento como la Usun Yoon española, jajaja. Además, como la ignorancia es atrevida, en ocasiones ocurre que me encuentro con gente super importante y no tengo ni zorra de quiénes son. Lo bueno es que así no me pongo nerviosa. Lo malo, el alto porcentaje de meter la gamba: como cuando el que tú conoces como "el hombre de los calcetines rojos" resulta ser un super pez gordo del copón, ves al día siguiente presentando un programa en la tele al "tío raro que vino a una inaguración con un chaleco rosa" o te presentan a un hombre en el pasillo de los servicios que luego te encuentras en todos los libros de Arte...

Las patentes de software camino de Nueva Zelanda

Me llega de la lista de anuncios de la FSF un aviso sobre las patentes de software en Nueva Zelanda. Al parecer se prepara una ley (Patent Bill) que reformaría, o mejor reemplazaría, todo el sistema de patentes. En dicha ley no se hace mención a ningún tipo de excepción respecto a la patentabilidad del [...]