Carisma Man


Hay mitos que se perpetúan durante un tiempo determinado sin ninguna base real y al final acaban cayendo por su propio peso. Carisma Man no es uno de ellos.

Las mujeres occidentales que hayan vivido durante algún tiempo en Japón sabrán de lo que estoy hablando, pero sólo con echarle un vistazo a las viñetas de arriba os podéis hacer una idea. Ahora que acabo de cumnplir los tres años de residencia en Japón (con sus idas y venidas por medio) estoy revisando muchas de mis ideas sobre este país, su cultura y sus relaciones sociales. Lo que pensaba antes de venir, lo que pensaba el primer año, lo que pensaba el segundo año y lo que pienso ahora. Pero por mucho que he intentado desmontar ese mito, contrastarlo con mi experiencia, la de todas las mujeres occidentales que he conocido aquí e incluso testimonios de algunos hombres, al final la conclusión es la misma: Carisma Man existe y está entre nosotros.

Para los que no sepan todavía a qué leches me refiero: Carisma Man es el tipo anodino de barrio, ese que todos conocemos que no deslumbra por su físico ni por su carisma. El masilla prescindible que muere el primero en todas las pelis (a no ser que sean de terror americanas, entonces el primero que muere es el negro gracioso, seguido de cerca por la animadora promiscua), pero no nos desviemos del tema. Peculiaridades del exotismo, este ser que nunca ha destacado especialmente en cuanto pisa el aeropuerto de Narita se transforma (sólo por el hecho de ser guiri) en un latin lover y un tipo de éxito con las japonesas. Esto a simple vista podría ser considerado un hecho 100% positivo, ya que todos queremos ser aceptados y deseados, pero el problema viene cuando el frágil ego del susodicho no puede digerir tanta aceptación de golpe y contrae el famoso síndrome soy-un-truhán-soy-un-señor. Esto unido a la relativa facilidad con la que se puede trabajar como modelo y salir en la tv en Japón (hasta yo he hecho ambas cosas, ver para creer, pero eso es otra historia y deberá ser contada en otro post) al final tiene como resultado que chicos encantadores acaban convertidos en chulos creídos y perdonavidas, por lo que tú te ves allí sosteniendo la corona de laurel sobre sus cabezas, susurrándoles al oído: "recuerda que eres mortal".



 Para más información: http://www.charismaman.com/

Tiempos de turbación y mudanza

Momentos de tensión cuando me negaron la firma del aval

Yo que creía que por el blog ya sólo pasaba algún arbusto rodando de vez en cuando, el otro día me entero de que la señora Maruta sigue entrando, desafiante ella a los blogs zombies en barbecho y hoy he tenido una nueva visita inesperada, ¡gracias! Aunque sea por estas cosas habrá que seguir actualizando, entre arbusto y arbusto...

Comenzó un nuevo curso y con él unas cuantas novedades: 

1) Nos reducían la beca 10.000 yenes al mes (unos 100 €) por recortes presupuestarios del Gobierno de Japón, noticia que obviamente nos sentó como un tiro de perdigones de sal en toda la pechuga (a lo Kill Bill), pero que teniendo en cuenta cómo las está gastando el Gobierno español supongo que debemos darnos por más que satisfechos.

2) Iban a cerrar nuestra residencia (y todas las residencias asociadas a los becarios del Gobierno) y nos ponían de patitas en la calle sin darnos ninguna otra alternativa, por lo que se imponía una MUDANZA de emergencia, lo cual implica una dosis considerable de estrés y una suma aún más considerable de dinero, que por supuesto muchos no tenemos (volver al punto 1). 

3) Buscar nuevos curros (sí, en plural) para sufragar los puntos 1 y 2.

Muchos ya lo sabéis, pero las mudanzas en Japón son de esas cosas en teoría simples que ellos consiguen complicar hasta extremos insospechados: 

CÓMO MUDARSE EN 3 CÓMODOS PASOS  (todo lo que nunca se atrevió a preguntar y ahora sabrá por qué)

*PASO 1: a buscar tu nueva residencia. Les llaman アパート "apaato" a los apartamentos, que muchas veces se parecen más a lo que nosotros conocemos por estudio y マンション "mansion" son los apaato de construcción más reciente. Yo ahora vivo en un edifico de apartamentos construido en los años 80 pero como está reformado el interior en 2010 lo incluyen en la categoría de "mansion". Así que ya veis, vivo en micro piso de 17 metros cuadrados (de los que la cocina y el baño se llevan justo la mitad) y literalmente oigo a mi vecino cada vez que estornuda (porque en Japón las paredes siguen pareciendo de papel), pero oye, siempre puedo decir que vivo en una mansión ;-)

* PASO 2: Una vez que encuentras tu anhelada nueva madriguera (y te tienen esperando para confirmártelo un tiempo absurdo, pero esto no ocurre normalmente, es que en mi caso quisieron darle un poco más de emoción) comienza la verdadera batalla legal, porque si algo les gusta más a los japoneses que ponerle nombres rinbombantes a las viviendas es la burocracia, una auténtica pasión sin freno.

El proceso fue algo más fácil porque realicé los tramites a través de la agencia inmobiliaria de mi universidad y os aconsejo que si podéis hagáis lo mismo, futuros becarios en Japón, porque te ahorras el famoso mes "de cortesía" que le regalas al casero por la cara. Y digo por la cara porque aparte de ese misterioso mes que nadie supo explicarme en concepto de qué se paga, tienes la fianza (+otro mes de alquiler), el seguro del hogar obligatorio (y ya que estamos yo contraté el que cubría inundación-terremoto-ataque-de Godzilla-apocalipsis-zombie, etc que Japón parece tener una extraña querencia por las catástrofes)  y además al mudarte tienes que pagar juntos por lo menos 2 meses de alquiler del tirón. Además, si no tienes una persona japonesa que firme un documento avalándote y diciendo que vas a pagar religiosamente el alquiler (véase amigo del alma con trabajo fijo, familia adoptiva, jefes compasivos, profesores de corazón tierno, etc.) aparte de todo lo anterior también deberás contratar un seguro de fianza que te costarás + 200 € y que al firmar te interrogarán como si fueran a darte una hiporteca. 

Todo esto, claro, si el casero/a (del caserío me fío) no tiene excesivas tendencias xenófobas. Para agilizar esto último en las inmobiliarias tienes unos archivadoras muy monos donde ves los planos y fotos de las diferentes casas y también los requerimientos: "sólo chicas", "sólo chicos", "mascotas OK", "extranjeros OK" y sí,  a veces por este orden. A veces aunque lo especifique en el papel no creas que el casero las tiene todas consigo. Cuando estaban solicitando una cita por teléfono con la casera de un piso que iba a ver, pude oir cómo la chica de la agencia le juraba y perjuraba durante un rato a la señora casera que sí, que soy extranjera pero que sí, que hablo japonés y que podré conmunicarme con ella. Cuando llegué al piso la señora fue amable y correcta pero estiradilla y me invitó a un té para hacerme el tercer grado...aunque curiosamente no preguntó por mis antecedentes penales. Supongo que eso ya lo habría solicitado directamente a la agencia...

* PASO 3: Bueno, pues ya tenemos la casa y los papeles firmados, ya nos podemos llevar las cosas, ¿no? jajajajajajajaja (risas enlatadas), de eso nada monada. Otra peculiaridad de las mudanzas japonesas es que alquilas los pisos, con sus 4 paredes, su suelo y su techo. Algunos ni siquiera traen hornilla y por supuesto de frigorífico y lavadora ni hablamos, vamos yo creo que el WC porque no lo pueden arrancar también que si no...

Le pregunté a un compañero de clase por esto (el único chico de la clase que me dirige la palabra, pero ese es otro tema y deberá ser contado en otro post) y su respuesta fue que a la mayoría de los japoneses cuando se mudan a una sitio les gusta elegir y estrenar sus propios muebles. Aunque de hecho la mayoría de estudiantes no tiene una chapa y compra muchas cosas de segunda mano. Está bien, haciendo un esfuerzo imaginativo puedo entender que quieras estrenar la cama o que quieras elegir las cortinas a tu gusto, pero ¿alguien me puede explicar el sentido de tener que comprar una nueva barra para el armario empotrado???? qué pasa, ¿es que te da yuyu la carga negativa de las perchas del inquilino anterior??? Yo debo ser muy básica pero la verdad es que no sentí ningún gozo especial al comprar la mía, era eso o colgarme las perchas en la nariz...y también estuve sopesando esa opción un rato, no creáis.

Lo bueno es que hay una tienda llamada Nitori que es como el Ikea japonés pero más barato (al menos aquí) y que encima tiene tienda online, así que igual que firmé el contrato sin haber visto el piso en la realidad (sólo el mellizo del piso de abajo) porque ya os dije que en la agencia tenían todos vocación de Carlos Sobera, ya que estaba en racha (y que se me echaba el tiempo encima) encargué todos los muebles online basándome en las medidas de la web (otra cosa no, pero en precisos no les gana nadie) y mi instinto zombie, así que la ayuda virtual me permitió agilizar bastante el proceso.

*Últimas cuestiones: Cuando crees que ya está todo (¿pero no era sólo 3 pasos) tienes todavía 2 asuntos más que tener en cuenta.

1) Cuando alquilas el piso con sus 4 paredes son 4 paredes in the dark. Es decir, que además deberás solicitar por tu cuenta los contratos de luz, agua, gas e internet. Menos mal que todos (excepto paradójicamente el de internet ¡!) pueden solicitarse a través de la página web de la compañía, lo cual ayuda bastante a la gente con fobia a los teleoperadores como yo.

2) El otro punto importante es que a no ser que sepas conducir (por la izquierda) y tu carnet esté homologado en Japón o tengas un amigo maravilloso con coche y un corazón enorme , deberás contratar una empresa para que te haga el porte de la mudanza, como una servidora hizo. Así que no olvides añadir otros 100 € a tu presupuesto, porque encima los precios suben en primavera, que es temporada alta de mudanza y me llegaron a hacer un presupuesto de 300 € por llevarme 6 cajas de mis cosas desde la residencia.

Bueno y esto es todo amigos, si tienen planeado mudarse a un apartamento en Japón próximamente les aconsejo que tengan en cuenta estos puntos antes de decidirse. Desde luego para estancias de un año o inferiores os recomiendo encarecidamente la opción infinitamente más cómoda de residencia.

Como conclusión, es cierto que al principio me parecía imposible poder yo sola con todo el calvar...proceso de mudanza, pero entre las cosas que puedes hacer online y que todos los empleados de todos los servicios que contrates son muy eficientes y puntuales, al final sin darte ni cuenta todo va como la seda...excepto la compañía eléctrica que amenazó con cortarme la luz dos veces por un "error", jajaja, pero bueno ¿qué sería de la vida sin un poco de emoción?

Tiempos de turbación y mudanza

Momentos de tensión cuando me negaron la firma del aval

Yo que creía que por el blog ya sólo pasaba algún arbusto rodando de vez en cuando, el otro día me entero de que la señora Maruta sigue entrando, desafiante ella a los blogs zombies en barbecho y hoy he tenido una nueva visita inesperada, ¡gracias! Aunque sea por estas cosas habrá que seguir actualizando, entre arbusto y arbusto...

Comenzó un nuevo curso y con él unas cuantas novedades: 

1) Nos reducían la beca 10.000 yenes al mes (unos 100 €) por recortes presupuestarios del Gobierno de Japón, noticia que obviamente nos sentó como un tiro de perdigones de sal en toda la pechuga (a lo Kill Bill), pero que teniendo en cuenta cómo las está gastando el Gobierno español supongo que debemos darnos por más que satisfechos.

2) Iban a cerrar nuestra residencia (y todas las residencias asociadas a los becarios del Gobierno) y nos ponían de patitas en la calle sin darnos ninguna otra alternativa, por lo que se imponía una MUDANZA de emergencia, lo cual implica una dosis considerable de estrés y una suma aún más considerable de dinero, que por supuesto muchos no tenemos (volver al punto 1). 

3) Buscar nuevos curros (sí, en plural) para sufragar los puntos 1 y 2.

Muchos ya lo sabéis, pero las mudanzas en Japón son de esas cosas en teoría simples que ellos consiguen complicar hasta extremos insospechados: 

CÓMO MUDARSE EN 3 CÓMODOS PASOS  (todo lo que nunca se atrevió a preguntar y ahora sabrá por qué)

*PASO 1: a buscar tu nueva residencia. Les llaman アパート "apaato" a los apartamentos, que muchas veces se parecen más a lo que nosotros conocemos por estudio y マンション "mansion" son los apaato de construcción más reciente. Yo ahora vivo en un edifico de apartamentos construido en los años 80 pero como está reformado el interior en 2010 lo incluyen en la categoría de "mansion". Así que ya veis, vivo en micro piso de 17 metros cuadrados (de los que la cocina y el baño se llevan justo la mitad) y literalmente oigo a mi vecino cada vez que estornuda (porque en Japón las paredes siguen pareciendo de papel), pero oye, siempre puedo decir que vivo en una mansión ;-)

* PASO 2: Una vez que encuentras tu anhelada nueva madriguera (y te tienen esperando para confirmártelo un tiempo absurdo, pero esto no ocurre normalmente, es que en mi caso quisieron darle un poco más de emoción) comienza la verdadera batalla legal, porque si algo les gusta más a los japoneses que ponerle nombres rinbombantes a las viviendas es la burocracia, una auténtica pasión sin freno.

El proceso fue algo más fácil porque realicé los tramites a través de la agencia inmobiliaria de mi universidad y os aconsejo que si podéis hagáis lo mismo, futuros becarios en Japón, porque te ahorras el famoso mes "de cortesía" que le regalas al casero por la cara. Y digo por la cara porque aparte de ese misterioso mes que nadie supo explicarme en concepto de qué se paga, tienes la fianza (+otro mes de alquiler), el seguro del hogar obligatorio (y ya que estamos yo contraté el que cubría inundación-terremoto-ataque-de Godzilla-apocalipsis-zombie, etc que Japón parece tener una extraña querencia por las catástrofes)  y además al mudarte tienes que pagar juntos por lo menos 2 meses de alquiler del tirón. Además, si no tienes una persona japonesa que firme un documento avalándote y diciendo que vas a pagar religiosamente el alquiler (véase amigo del alma con trabajo fijo, familia adoptiva, jefes compasivos, profesores de corazón tierno, etc.) aparte de todo lo anterior también deberás contratar un seguro de fianza que te costarás + 200 € y que al firmar te interrogarán como si fueran a darte una hiporteca. 

Todo esto, claro, si el casero/a (del caserío me fío) no tiene excesivas tendencias xenófobas. Para agilizar esto último en las inmobiliarias tienes unos archivadoras muy monos donde ves los planos y fotos de las diferentes casas y también los requerimientos: "sólo chicas", "sólo chicos", "mascotas OK", "extranjeros OK" y sí,  a veces por este orden. A veces aunque lo especifique en el papel no creas que el casero las tiene todas consigo. Cuando estaban solicitando una cita por teléfono con la casera de un piso que iba a ver, pude oir cómo la chica de la agencia le juraba y perjuraba durante un rato a la señora casera que sí, que soy extranjera pero que sí, que hablo japonés y que podré conmunicarme con ella. Cuando llegué al piso la señora fue amable y correcta pero estiradilla y me invitó a un té para hacerme el tercer grado...aunque curiosamente no preguntó por mis antecedentes penales. Supongo que eso ya lo habría solicitado directamente a la agencia...

* PASO 3: Bueno, pues ya tenemos la casa y los papeles firmados, ya nos podemos llevar las cosas, ¿no? jajajajajajajaja (risas enlatadas), de eso nada monada. Otra peculiaridad de las mudanzas japonesas es que alquilas los pisos, con sus 4 paredes, su suelo y su techo. Algunos ni siquiera traen hornilla y por supuesto de frigorífico y lavadora ni hablamos, vamos yo creo que el WC porque no lo pueden arrancar también que si no...

Le pregunté a un compañero de clase por esto (el único chico de la clase que me dirige la palabra, pero ese es otro tema y deberá ser contado en otro post) y su respuesta fue que a la mayoría de los japoneses cuando se mudan a una sitio les gusta elegir y estrenar sus propios muebles. Aunque de hecho la mayoría de estudiantes no tiene una chapa y compra muchas cosas de segunda mano. Está bien, haciendo un esfuerzo imaginativo puedo entender que quieras estrenar la cama o que quieras elegir las cortinas a tu gusto, pero ¿alguien me puede explicar el sentido de tener que comprar una nueva barra para el armario empotrado???? qué pasa, ¿es que te da yuyu la carga negativa de las perchas del inquilino anterior??? Yo debo ser muy básica pero la verdad es que no sentí ningún gozo especial al comprar la mía, era eso o colgarme las perchas en la nariz...y también estuve sopesando esa opción un rato, no creáis.

Lo bueno es que hay una tienda llamada Nitori que es como el Ikea japonés pero más barato (al menos aquí) y que encima tiene tienda online, así que igual que firmé el contrato sin haber visto el piso en la realidad (sólo el mellizo del piso de abajo) porque ya os dije que en la agencia tenían todos vocación de Carlos Sobera, ya que estaba en racha (y que se me echaba el tiempo encima) encargué todos los muebles online basándome en las medidas de la web (otra cosa no, pero en precisos no les gana nadie) y mi instinto zombie, así que la ayuda virtual me permitió agilizar bastante el proceso.

*Últimas cuestiones: Cuando crees que ya está todo (¿pero no era sólo 3 pasos) tienes todavía 2 asuntos más que tener en cuenta.

1) Cuando alquilas el piso con sus 4 paredes son 4 paredes in the dark. Es decir, que además deberás solicitar por tu cuenta los contratos de luz, agua, gas e internet. Menos mal que todos (excepto paradójicamente el de internet ¡!) pueden solicitarse a través de la página web de la compañía, lo cual ayuda bastante a la gente con fobia a los teleoperadores como yo.

2) El otro punto importante es que a no ser que sepas conducir (por la izquierda) y tu carnet esté homologado en Japón o tengas un amigo maravilloso con coche y un corazón enorme , deberás contratar una empresa para que te haga el porte de la mudanza, como una servidora hizo. Así que no olvides añadir otros 100 € a tu presupuesto, porque encima los precios suben en primavera, que es temporada alta de mudanza y me llegaron a hacer un presupuesto de 300 € por llevarme 6 cajas de mis cosas desde la residencia.

Bueno y esto es todo amigos, si tienen planeado mudarse a un apartamento en Japón próximamente les aconsejo que tengan en cuenta estos puntos antes de decidirse. Desde luego para estancias de un año o inferiores os recomiendo encarecidamente la opción infinitamente más cómoda de residencia.

Como conclusión, es cierto que al principio me parecía imposible poder yo sola con todo el calvar...proceso de mudanza, pero entre las cosas que puedes hacer online y que todos los empleados de todos los servicios que contrates son muy eficientes y puntuales, al final sin darte ni cuenta todo va como la seda...excepto la compañía eléctrica que amenazó con cortarme la luz dos veces por un "error", jajaja, pero bueno ¿qué sería de la vida sin un poco de emoción?

Herramientas imprescindibles para despliegues de aplicaciones Python

Hace algún tiempo buscando por ahí información sobre Virtualenv (una maravilla….) me dí con esta página que explica brevemente tres herramientas muy importantes para despliegues de aplicaciones Python y por ende, de Django, que era el objetivo de mi búsqueda.

Si no conocéis las herramientas os aconsejo que lo leáis y las uséis, aunque por ejemplo, pip, dudo mucho que alguien del mundo python no la haya usado, pero bueno, lo mismo ha tirado más de easy-install o de su propia distribución.

Alex-clemesha: Tools of the Modern Python Hacker: Virtualenv, Fabric and Pip